El informe de la OMM confirmó los datos preliminares que muestran que en 2023 se registraron niveles de calor sin precedentes desde que hay registros

Y el meme de “este será el verano más frío del resto de tu vida” se está haciendo realidad… Hay una “alta probabilidad” de que 2024 sea el año más cálido desde que hay registros, después de que el decenio finalizado en 2023 rompiera un récord de calor que empuja al planeta “al borde del abismo”, alertó este martes la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de las Naciones Unidas.

El informe de la OMM confirmó los datos preliminares que muestran que en 2023 se registraron niveles de calor sin precedentes desde que hay registros. Además la agencia de la ONU, con sede en Ginebra, señaló además que el decenio concluido en 2023 fue el más cálido desde que comenzaron las mediciones. 

Además se “pulverizaron” varios récords de los niveles de gases de efecto invernadero, las temperaturas en superficie, la temperatura y el aumento de nivel del mar y el retroceso de los glaciares.

“No podemos decirlo con certeza” pero “diría que hay una alta probabilidad que 2024 vuelva a batir el récord de 2023”, declaró Omar Baddour, encargado de monitoreo del clima de la OMM, durante la presentación del informe. 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que este reporte muestra que el planeta “está al borde del abismo”.  El año 2023 fue el más cálido de los 174 años que hay registros, y la temperatura media mundial cerca de la superficie estuvo 1.45°C por encima del nivel de referencia de la era preindustrial, según la OMM. 

La secretaria general de la OMM, la argentina Celeste Saulo, indicó que el mundo nunca ha estado tan cerca, aunque de momento de forma temporal, del límite inferior de 1.5 °C del Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático. 

“El cambio climático va mucho más allá de las temperaturas. Lo que presenciamos en 2023, sobre todo en relación con el calentamiento de los océanos, el retroceso de los glaciares y la pérdida de hielo marino antártico sin precedentes, es motivo de especial preocupación”, señaló Saulo. “La crisis climática es el desafío esencial al que se enfrenta la humanidad”, y este informe constituye una “alerta roja”, ya que registraron récord en “cada uno de los indicadores climáticos”. 

Un marcador que la OMM calificó como especialmente preocupante para finales de 2023 es que el 90% de los océanos experimentaron olas de calor en algún momento del año.  Igualmente, el conjunto mundial de glaciares de referencia sufrió la mayor pérdida de hielo registrada desde 1950, y la extensión del hielo marino antártico fue la más baja de las mediciones. 

Otro factor de inquietud es que el calentamiento continuo de los océanos, que dilata el volumen del agua, en combinación con la fusión de glaciares derivó en 2023 en un aumento del nivel del mar a un máximo desde que comenzaron los registros satelitales en 1993. 

La OMM puntualizó que en los últimos diez años la tasa de aumento del nivel medio del mar en todo el mundo fue más del doble que en el primer decenio que comenzó a medirse este indicador. La organización indicó que estos cambios generan fenómenos climáticos extremos, como sequías e inundaciones, que tienen repercusiones graves como desplazamientos de población, pérdida de la biodiversidad e inseguridad alimentaria. 

Según el informe de la OMM, la cantidad de personas que padecen inseguridad alimentaria aguda en el mundo pasó de 149 millones de personas antes de la pandemia de covid a 333 millones de personas en 2023. En una nota positiva, la agencia de la ONU señaló que hay “en marcha una transición energética sustancial” y que el año pasado la capacidad de incorporación de energías renovables aumentó en un 50% con respecto a 2022.

Para Guterres, todavía hay una oportunidad de mantener el aumento de la temperatura del planeta a largo plazo por debajo del umbral de 1,5 ºC para “evitar lo peor del caos climático. Sabemos cómo hacerlo”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here