El Pontífice, al sentir molestias, decidió no leer un discurso para la Conferencia de rabinos, pero mantiene reunión con miles de niños

El papa Francisco explicó este lunes, con voz cansada, que no estaba bien de salud y que prefería no leer el discurso que tenía preparado al recibir a miembros de la Conferencia de rabinos europeos, pero no interrumpió las actividades de su agenda de esta mañana.

Buenos días, -“dijo con voz cansada y algo ronca- os saludo a todos y os doy la bienvenida. Gracias por esta visita que tanto me gusta, pero sucede que no estoy bien de salud y por eso prefiero no leer el discurso sino dároslo y que vosotros lo llevéis.

Francisco pareció quedarse sin aliento al saludar a los rabinos al comienzo de la reunión, y la cancelación de su discurso desencadenó una breve preocupación sobre la salud del pontífice de 86 años.

A Francisco le falta parte de un pulmón, que le fue extirpado cuando era joven en su Argentina natal.

El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, explicó en un comunicado

El Papa Francisco está un poco resfriado y ha tenido un largo día de audiencias. Quiso saludar individualmente a los rabinos europeos y por eso les dio su discurso escrito. El resto de sus actividades continúa con regularidad.

En el pasado, Francisco no ha leído discursos preparados en el último momento para conservar fuerzas. Tiene previsto un gran encuentro con niños de todo el mundo más tarde el lunes en el Vaticano.

El Papa fue operado el 7 de junio de una hernia abdominal. Pasó nueve días en el hospital y parece haberse recuperado completamente de la operación.

Ha realizado tres viajes al extranjero desde la operación y tiene previsto viajar a Dubái el mes que viene para asistir a la cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima COP28.

Y se mantiene la celebración del encuentro con cerca de 7 mil niños de todo el mundo de esta tarde en el aula Pablo VI del Vaticano. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here