Los presidentes de China y Estados Unidos se estrecharon las manos este miércoles en California para dar inicio al esperado encuentro con el que buscan calmar las tensiones entre ambos

Los presidentes Joe Biden y Xi Jinping se estrecharon las manos este miércoles en California para dar inicio al esperado encuentro con el que buscan calmar las tensiones entre Estados Unidos y China. Tras un año del último cara a cara, un sonriente Biden saludó a Xi luego de que el líder chino se bajó de una limosina negra en el opulento Jardín Filoli en California, a menos de 50 kilómetros de San Francisco.

Ambos iniciaron un aguardado encuentro en el que los dos mandatarios esperan disminuir las rivalidades entre ambos países. Las tensiones “no deben convertirse en conflicto”, dijo Biden a Xi, a lo que el líder chino respondió: “Darse la espalda no es una opción para dos grandes países como Estados Unidos y China”.

Los funcionarios de ambos lados del Pacífico han dejado bajas las expectativas, ya que Biden y Xi se disponen a discutir sobre Taiwán, el Mar de China Meridional, la guerra entre Israel y Hamas, la invasión rusa de Ucrania, Corea del Norte y los derechos humanos, áreas donde los líderes no han podido. para resolver desacuerdos de larga data.

Los líderes del grupo de 21 países —y cientos de directores ejecutivos en San Francisco para cortejarlos— se reúnen en medio de la relativa debilidad económica de China , las disputas territoriales de Beijing con sus vecinos y un conflicto en Medio Oriente que está dividiendo a Estados Unidos de sus aliados.

Los expertos dicen que Xi buscará una cumbre tranquila con Biden para mostrar a quienes en casa están preocupados por la economía y la menguante inversión extranjera que puede manejar con éxito las relaciones entre las dos economías más grandes del mundo.

Los esfuerzos por coreografiar cuidadosamente la visita de Xi pueden verse frustrados en San Francisco a pesar de los esfuerzos por expulsar a las personas sin hogar de las calles. La ruta desde el aeropuerto hasta el lugar de la conferencia estuvo llena de manifestantes a favor y en contra del gobernante Partido Comunista de China, un espectáculo inusual para Xi, quien visitó Estados Unidos por última vez en 2017 .

El lugar de celebración de la cumbre bilateral, alejado del lugar de la conferencia APEC, ofrece a los líderes una combinación de seguridad, serenidad y lejanía. Biden ha buscado una diplomacia directa con Xi, apostando a que una relación personal que ha cultivado durante una docena de años con el líder chino más poderoso desde Mao Zedong podría salvar unos lazos que se están volviendo cada vez más hostiles.

Chong Ja Ian, profesor de ciencias políticas en la Universidad Nacional de Singapur, dijo que las dos partes están comprometidas en lo que Mao llamó durante la guerra civil china “hablar y luchar, luchar y hablar”.

“Es decir, hablar mientras se acumulan fuerzas”, dijo Chong.

La Casa Blanca espera que la reunión pueda sentar las bases para futuras conversaciones.

Todos esperamos que esta sea una discusión productiva hoy y, con suerte, un precursor de mucha más comunicación y diálogo entre nuestros dos equipos en el futuro”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, a los periodistas antes de la reunión.

Otros temas para hablar entre Biden y Xi Jinping

Durante la reunión, se espera que Biden presione a Xi para que utilice la influencia de China para instar a Irán a evitar acciones provocativas o alentar a sus representantes a entrar en la contienda, medidas que podrían extender el conflicto entre Israel y Hamas por todo el Medio Oriente. También se espera que plantee supuestas operaciones chinas para influir en elecciones extranjeras, el estatus de los ciudadanos estadunidenses que Washington cree que están detenidos injustamente en China y los derechos humanos.

Los funcionarios estadunidenses esperaban pasos concretos para restablecer las conversaciones a nivel de personal entre los dos países sobre temas que van desde las comunicaciones entre militares hasta la reducción del flujo de fentanilo, la gestión del crecimiento de las tecnologías de inteligencia artificial y la gestión del comercio y el clima.

Muchas de las sustancias químicas utilizadas para fabricar fentanilo provienen de China, dicen funcionarios estadounidenses.

Antes de la reunión, ambos países respaldaron un nuevo objetivo de energía renovable y dijeron que trabajarían para reducir la contaminación por metano y plástico, una renovación de la cooperación climática suspendida después de que la ex presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitara Taiwán en 2022.

Biden, de 80 años, preside una economía que ha superado las expectativas y la de la mayoría de las naciones ricas después de la pandemia de covid-19. Busca un segundo mandato. Ha reunido a los aliados tradicionales de la nación, desde Europa hasta Asia, para enfrentar a Rusia en Ucrania, aunque algunos tienen diferencias sobre el conflicto entre Israel y Hamas.

Xi, una década menor que Biden, ha reforzado el control sobre la política, los líderes estatales, los medios de comunicación y el ejército y ha modificado la constitución. Pero los desafíos económicos han desviado al país de su trayectoria de crecimiento de tres décadas. Los funcionarios gubernamentales de toda la región esperan que Beijing ponga a prueba a Washington en las próximas semanas, aprovechando el percibido cambio de enfoque de Estados Unidos en Ucrania e Israel mientras persigue sus propias ambiciones en el Indo-Pacífico.

Se espera que Biden le diga a Xi que los compromisos de Estados Unidos en el Indo-Pacífico no han cambiado. China ha preocupado a sus vecinos en los últimos años con medidas en el Estrecho de Taiwán, el Mar de China Meridional y el Mar de China Oriental, zonas de disputa internacional.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here