Festejos patrios que se han ido olvidando

Por Sergio Mejía Cano

Se dice que la educación-enseñanza ha demeritado considerablemente en los últimos tiempos, hecho que se caracterizó aún más con la pandemia cuando se tuvieron que cerrar los planteles educativos; sin embargo, a pesar de la pandemia, desde antes ya se había documentado que hasta alumnos de preparatoria no sabían leer adecuadamente, es decir, leían, pero no lograban entender de bien a bien lo que habían leído; claro que con sus excepciones.

Pero no nada más en cuestión de lectura, porque hoy en día se oye decir que hay alumnos de ambos sexos que salen de la primaria sin saber las cuatro operaciones de la aritmética, que la mayoría de estos alumnos requieren de calculadoras para hacer una simple suma, multiplicación o resta, ya no se diga una división que se les dificulta todavía más.

Y aunado a todo esto, se ha visto en gran parte de las nuevas generaciones escaso conocimiento de cultura general, pues hay adolescentes y hasta gente de 30 o 40 años de edad o quizás hasta de más edad que ignoran las cuatro estaciones del año, las fases de la luna, el movimiento de rotación y traslación del planeta que habitamos; y no es romanticismo ni nada que se le parezca y menos denostación gratuita para estas nuevas generaciones, pero es verídico que hay personas que desconocen hasta los cuatro puntos cardinales y menos, los seis puntos que aplican muchas etnias y habitantes originarios de gran parte del mundo, quienes le agregan a los cuatro puntos tradicionales otros dos que son: arriba y abajo.

Hoy en día se ha visto gente que ignora los días festivos patrios, no así los de festejos de santos patronos de las Iglesias; pero sí los festejos patrios, como por ejemplo el día de ayer 20 de noviembre, pues hay personas de todas las edades que no saben por qué ni para qué se desfila este día.

Allá por 1993 o 1994 en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, unos reporteros se hicieron presentes durante el desfile de un 20 de noviembre dedicándose a preguntar a algunos padres de familia si sabían a qué se debía el desfile, una señora respondió que era el día del deporte, porque en la escuela de sus hijos les habían dicho que para desfilar se tenían que vestir de color blanco y a los que participaban en educación física que portaran ropa deportiva; un señor dijo que se festejaba la charrería, pero que se le hacía raro, porque en Mazatlán casi no había charros, que eso encajaba mejor en Jalisco, varias personas más dijeron ignorar a qué se debía el desfile; claro que también hubo gente que respondió bien recordando el inicio de la Revolución Mexicana; aunque algunas personas no supieron quién había sido el iniciador.

Un adulto mayor, pensionado del ferrocarril me pregunta por qué sería otro puente por el que no iban a tener clases en las escuelas, le respondo que es por el 20 de noviembre, me mira en forma extraña diciéndome que eso qué o por qué, porque él sabía que los días de festejo se habían recorrido y que ya no se celebraban el mero día, que nomás el 1 de mayo, el 16 de septiembre, la navidad y el año nuevo. Le digo al pensionado, ya adulto mayor que ahora cayó en lunes el mero día. Dice una maldición y me dice que son fregaderas porque a él y su esposa les habían dejado encargados a unos nietos que no aguantaban por vagos; que no tenían por qué interrumpir las clases.

Tal vez lo que le molestaba a mi conocido no era el que no hubiera clases, sino la monserga de sus nietos. Le dije lo significativo de esta fecha para nuestro país, pero nomás se chupó los dientes despidiéndose con señales de mano nada más y sin decir nada más.

Sin embargo, tristemente esta es una realidad en México muy palpable: que, por desgracia hay muchos mexicanos de todas las edades a los que ya no les interesan las fechas de festejos patrios, fechas significativas, emblemáticas y determinantes en muchos casos para nuestro país. Porque hay otra fecha que mucha gente ya no toma en cuenta y menos, porque no se considera día festivo como otros, y este es el 5 de febrero, día en que se promulgó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Hay otra fecha que varios profesores conocidos no supieron responder; una fecha olvidada por muchos mexicanos, y es el 13 de agosto, a los que como tip les recuerdo Tlatelolco, en donde hay una placa que dice: “El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue triunfo ni derrota, fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo que es el México de hoy”.

Sea pues. Vale.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here