El expresidente estadunidense está acusado, junto con dos de sus hijos, Donald Jr y Eric Trump, de inflar el valor de los activos inmobiliarios de la empresa familiar Organización Trump para obtener créditos de los bancos en condiciones favorables.

De nueva cuenta, un tribunal de apelaciones reinstauró las restricciones impuestas a Donald Trump para proteger al equipo del juez que instruye el juicio civil por fraude financiero al magnate y parte de su familia en Nueva York, después de que el tribunal denunciara una avalancha de insultos del expresidente en internet. 

El expresidente estadunidense está acusado, junto con dos de sus hijos, Donald Jr y Eric Trump, de inflar el valor de los activos inmobiliarios de la empresa familiar Organización Trump para obtener créditos de los bancos en condiciones favorables. La familia Trump refuta cualquier fraude.

El 3 de octubre, en la segunda jornada de este juicio de alto riesgo para el imperio inmobiliario de Donald Trump, el juez Arthur Engoron prohibió a las partes hacer cualquier comentario público sobre su equipo, a raíz de una publicación “degradante” sobre su secretaria judicial en la cuenta del expresidente estadounidense en su red social Truth Social. 

El juez impuso desde entonces dos multas por un total de 15 mil dólares al multimillonario republicano por incumplir la prohibición, al considerar que los ataques de Donald Trump podían animar a sus seguidores a atacar a cualquier miembro de su equipo.

Desde el inicio del juicio, el favorito republicano en las encuestas presidenciales de los comicios de 2024 ha asistido a varias vistas, declaró el 6 de noviembre y se espera que vuelva a subir al estrado el 11 de diciembre. 

Trump ha acusado al juez de “matón” y a la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, de “corrupta” y “racista”.

Un tribunal de apelación suspendió las restricciones impuestas el 16 de noviembre, tras un recurso de los abogados del expresidente.

Según una decisión dictada el jueves, la corte de apelaciones rechazó este recurso y restableció las restricciones a la libertad de expresión.

Durante el examen del recurso, un funcionario del tribunal señaló en un documento escrito que “el juez y su equipo se ven inundados a diario por cientos de llamadas telefónicas y mensajes y correos electrónicos amenazadores e intimidatorios”, algunos de ellos antisemitas.

También dijo que se habían revelado los datos personales de la empleada, incluido su número de teléfono móvil, y que estaba recibiendo entre 20 y 30 llamadas al día. 

La libertad de expresión de Donald Trump también es un tema que se debate en el juicio federal que se abrirá el 4 de marzo de 2024 en Washington, en el que se le acusa de maniobras ilegales para anular los resultados de las elecciones de 2020.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here